UA-4023802-1

Ir a contenido


Foto
- - - - -

Grandes Discos 2 : The Clash


  • Por favor loguearse antes de responder
1 respuestas para este Tema

#1 Blade Runner

Blade Runner

    EstoKe de Oro Buda

  • Estokador Elegido
  • MarcarMarcarMarcarMarcarMarcarMarcarMarcarMarcar
  • 2707 Mensajes:
  • Genero:Hombre
  • Ubicacion:Cazador de bonificaciones
  • Intereses:Cafeteo!!!
  • Nro. de Reportes:Varios!!! En especial Cine, Música y obviamente CCP !!!

Publicado 06 August 2016 - 06:42 PM

Era 1980. Y The Clash atravesaba tiempos dificiles. El punk no había cambiado el mundo y el cuerpo se pudría sin remedio. Para salvar el espíritu, había que darle un tiro de gracia. Y serían los 4 guitarristas de Londres quienes le darían el disparo de gracia.
Las melodías quemaban los dedos de los Clash. Las ganas de experimentar de los músicos hacían otro tanto. Para no perder el espíritu de combate, Joe Strummer, Mick Jones, Paul Simonon y Topper Headon tomaron una decisión suicida: el productor de London Calling sería Guy Stevens.
El tipo era un anti-productor. Confesaba sin problemas no tener ni idea de música ni de perillas, le importaba una raja, no era lo suyo, él encontraba que la música no importaba, él estaba tras la emoción y la sensación. Cuando Mick Jones quiso tocar piano, le dijo que tocara como Jerry Lee Lewis. Como el bueno de Mick no podía, sencillamente destrozó a hachazos las cuerdas del instrumento. Les prohibió beber alcohol en el estudio, regla que él tenía de uso exclusivo: les gritaba, a botellazo limpio y directo a las cabezas, que solo así despertaría su espíritu dormido y la agresividad de la banda: el álbum completo se grabó de esa manera, con The Clash esquivando botellazos.  Como no salía una línea de bajo, arrojó emputecido una escalera que por obra y gracia de qué milagro no mató a Paul Simonon. Todas las grabaciones eran tomas directas, forzando Stevens, entre botellazos y garabatos, a tener encerrados a los Clash por horas y días completos. Las sillas volaban de un lado a otro del estudio sin parar: era el método Stevens para crear tensión permanente que fuera llevado al oído del escucha.
Pero Guy tenía oído y buenas manos. Strummer lo había elegido por su pasado en el rock americano y Chuck Berry, además de lo hecho con Traffic y Mott the hoople. Mick Jones sabía que de la mente de Stevens podían apartarse de su imagen de rufianes punk. Topper Headon quería un productor que le dejara estirar bien los brazos y lo dejara hacer algo más que aporrear parches. Y pese que el Clash que peor lo pasó fue Paul Simonon, curiosamente fue el que mejores migas hizo con el productor.
Pese a toda la locura, los Clash siempre guardaron respeto y cariño a Stevens, quien moriría poco tiempo después. Y si bien el productor se ofreció para volver a trabajar con él, los Clash, por puro instinto de sobrevivencia, señalaban que no era de momento posible, sin cerrar nunca del todo la puerta.
El ambiente de irracionalidad, de tensión, de angustia y supervivencia, es decir, todos los esfuerzos de Guy Stevens dieron como resultado London Calling, un álbum abierto a todas las posibilidades, que jugueteaba con varios ritmos y tonos, pero aún lleno y repleto de ira punk y que demostraba que todos los ritmos podían sonar como rock si se cantaba con la convicción necesaria.
Más encima, hasta la portada era salvaje: el estilo y el rótulo de las letras eran muy similares a los del disco debut del rey Presley; Y la imagen de Paul Simonon haciendo bolsa su bajo Fender Precission demuestra la urgencia del momento y la rabia en la convulsionada UK de comeinzos de los 80.
Canción Mortal: Train in vain no alcanzó a salir en el disco original, pero los Clash la incluyeron en las reediciones y señalando que la voluntad del grupo era que cerrara su disco. Sonaba tan bien que Joe Strummer ni siquiera quería ponerle letra. Al final, la cantó Mick Jones.
Canción Recontramortal: Obviamente London Calling. Puro músculo y nervio llevado a la música. Un tema tan bueno que sirve no solo para bailar, poguear o armar una barricada: hasta sirve para promocionar Olimpíadas.
Con London Calling The Clash se escapó del punk rudimentario y amplió sus horizontes musicales los cuales desbordarían tiempo después en el desmesurado Sandinista! . A escondidas de Stevens, tocaron los instrumentos que les negaba su iracundo productor y le cantaron a esa revolución que, como sabemos, nunca llegó. London Calling, su disco menos punk; London Calling, su disco más punk.

 


Not very sporting to fire on an unarmed opponent. That was irrational of you... not to mention unsportsmanlike. I thought you were supposed to be good. Aren't you the "good" man? C'mon, Deckard. Show me what you're made of...Six! Seven! Go to Hell or go to Heaven!
Go to Hell!
GOOD! THAT'S THE SPIRIT!

#2 el chuaro

el chuaro

    Estokador Principiante

  • EstoKador
  • Marcar
  • 156 Mensajes:
  • Genero:Hombre
  • Ubicacion:la capital
  • Intereses:el lado oscuro de la fuerza...
  • Nro. de Reportes:?

Publicado 12 August 2016 - 11:19 AM

No sólo por lo que acotan los entendidos sino que también por las declaraciones de cientos de músicos, este disco es uno de los más influyentes de la historia del rock.


"La Tolerancia es la Pasión de los Inquisidores"





0 usuarios están leyendo este tema

0 miembros, 0 invitados, 0 usuarios anónimos